COLABORACIÓN DE LISA

ghbb1

El 22 de febrero la película “El gran Hotel Budapest” fue uno de los grandes ganadores de los Premios Òscar. Ganó cuatro premios, entre otros el premio por el mejor diseño de producción. Por este motivo es interesante contemplar los diferentes lugares de la película y presentar la región que une la historia y la cultura de los tres países: Alemania, Polonia y República Checa.
La película cuenta la historia de Gustave, un conserje del Grand Budapest Hotel. Un hotel con mucha tradición, elegancia y magia. La novela empieza en el año 1935, entre la primera y la segunda guerra mundial. Está ambientada en el sureste de Europa en una república ficticia que se llama Zubrowka. La historia es completamente ficticia y el hotel nunca existió en esta forma. Gustavo hereda un cuadro famoso de una señora rica. Con su trabajador Zero vive aventuras y se desarolla una amistad profunda entre los dos.

Görlitz, “Görliwood”

g_h_b1

El escenario para el hotel fue el viejo centro comercial de la pequeña ciudad Görlitz. Esta está junto a la frontera entre Alemania y Polonia. Los barrios al otro lado del río son de Polonia. El edificio fue abierto en 1913. Es uno de los centros comerciales más conservados de esta época. Hoy está cerrado pero hay nuevos inversores que quieren renovarlo y reabrirlo. El edificio se usó para las escenas dentro del hotel.

En la ciudad puedes encontrar edificios de los tipos diferentes de los últimos 500 años. Durante la segunda guerra mundial solo fue destrozado un poco en comparación a otras ciudades de la región y con la misma cantidad de patrimonio cultural. Por eso la ciudad es muy atractiva para cineastas del mundo. Fue también la elegida para películas como “El lector” con Kate Winslett, “La vuelta al mundo en 80 días” con Jackie Chan o “Inglorius Bastards” con Brad Pitt. Esta industria del cine es muy importante para la región, que tiene una economía débil. Muchos turistas van allí por las atracciones y permiten conservar el patrimonio cultural. También es posible participar en las películas porque siempre se buscan extras. Los habitantes llaman a su ciudad, orgullosamente, “Görliwood”.

Dresde

g_h_b2

En la película, la “Patisserie Mendl’s” prepara pequeñas tartas y pasteles para los clientes del hotel. La elección fue una vieja tienda de leche en la ciudad de Dresde que se llama “Pfundsmolkerei”. La tienda fue abierta en 1910. En los primeros años la gente podía mirar como los trabajadores ordeñaban las vacas y preparaban los productos diferentes de leche. Hoy en día es principalmente una curiosidad turística pero también puedes comprar queso allí. Lo especial es la hermosa decoración de los interiores. Hay costosas losetas con imágenes de la industria de lechera. Eso encaja perfectamente con el ambiente fantasioso de la Patisserie Mendl’s. Por cierto, el mejor pastel se llama “Courtesan au chocolate”. Una cortesana era una señora que ofrecía servicios de amor en los palacios en los siglos XVIII y XIX.

Una parte de la historia de la película es una persecución por la noche. Lleva entre otros por el casco histórico de Dresde. Se ver un muro con un cuadro muy grande de todos los reyes y príncipes que reinaron en Sajonia entre 1127 y 1904. Además puedes ver el Zwinger. Es un complejo de edificios y jardines. Era el sitio de fiesta para Augusto el Fuerte, el rey de Sajonia y Polonia entre los siglos XVII y XVIII.

Suiza sajona

g_h_b3

También hay escenarios en los que puedes ver el bonita paisaje de la región. Un buen ejemplo es la boda entre Zero y la trabajadora de la Patisserie, Agatha. Está en un mirador en unas montañas. La sierra se llama Suiza Sajona. Está al sur de Dresde y las rocas tienen formas extrañas. Parecen altas torres naturales y entre ellos puedes encontrar pequeñas construcciones como castillos o puentes, o este mirador. Hoy en día la sierra es un destino turístico para andar o escalar.

En el mismo lugar fueron rodadas las escenas de un ascensor que conduce a los clientes arriba en el hotel, que está en la cumbre de un monte. En realidad es una ayuda para la gente que no quiere subir a las montañas de la Suiza Sajona.

Anuncios