COLABORACIÓN DE ANNA

Voy a contar sobre un tema que en Dinamarca es muy controvertido a un nivel político, pero también es muy popular e importante en un nivel público. Es un lugar que se llama Christiania.

c1

Christiania está situado en el centro de Copenhague y allí viven menos de mil personas pero lo visitan casi un millón de personas cada año.

Muchísima gente, daneses como turistas, visitan Christiania por varias razones: por supuesto porque es muy bonita, muy tranquila con arquitectura muy distinta, sin coches y con una de las mejores localizaciones en Copenhague cerca del mar y los estanques de la ciudad. También es un espacio sin interrupciones de la capital super ocupada y un espacio adonde yo voy frecuentemente con amigos para descansar y disfrutar de lo que ofrece Christiania. Hay muchas actividades culturales y durante el verano los mejores artistas daneses dan conciertos gratis para mostrar su amor y apoyo a Christiania. Pero más que nada, Christiania es interesante porque es un pequeño pueblo libre, donde:

  • Tiene una municipalidad fuera del gobierno de Dinamarca
  • Los habitantes no pagan impuestos
  • No hay policía
  • Se puede comprar marihuana

Christiania ha existido durante más de cuarenta años y es un barrio parcialmente autogobernado donde el derecho de Dinamarca está presente, pero la gente de Christiania también tiene su propio derecho, que se llama La Ley de Christiania. Hace 10 años Christiania fue cerrado por el gobierno pero abrió poco tiempo después porque había muchas manifestaciones y descontento público y desde entonces Christiania ha sido abierto.

c2

El gobierno ha aceptado que Christiania tiene su propia manera, pero la controversia sobre la sociedad de Christiania esta creciendo cada año. Uno de los problemas es que ahora no son las personas de Christiania las que venden la marihuana. Es vendida por personas relacionadas con bandas y grupos criminales en lugar de los locales. Y por eso es un problema para las autoridades, porque no quieren apoyar acciones criminales y tampoco quieren destruir lo que representa Christiania.

Si tuviera tiempo, podría contar toda la historia sobre Christiana y cómo es posible que el pueblo exista, pero es muy larga y muy complicada y no creo que conozca todo. Prefiero mencionar que Christiania es un lugar importante en mi vida. Me da igual si se puede comprar o quién está vendiendo la marihuana, lo que es importante es el símbolo de Christiania. Para mí es un símbolo de libertad y un recuerdo de que Dinamarca no es completamente normal y aburrido.

c3

Christiania siempre ha sido un lugar adonde vienen personas jóvenes y mayores, donde se celebra la diversidad y donde todo el mundo es bienvenido. Hay casas dedicadas a cuidar por ejemplo mujeres, homosexuales o fugitivos maltratados, y aunque se vende marihuana no se aceptan drogas duras y las personas adictas reciben apoyo para estar mejor.

Los países nórdicos son muy buenos pero también son demasiado perfectos a veces. En Dinamarca somos muy parecidos y según nuestro gobierno lo más importante en la vida es la escuela y la carrera. Me encanta vivir en Dinamarca y yo tengo buenas oportunidades para hacer lo que quiero en la vida, pero también – especialmente como joven – necesito algo distinto. Y por eso la existencia de la loca Christiania simboliza que en Dinamarca todavía existe una parte que no es tan normal.

Anuncios