COLABORACIÓN DE LEJLA

Está probado que el baile puede hacerte más alegre, más sano y más inteligente. Hay investigaciones que muestran que el baile reduce el estrés, mejora la memoria y alivia la angustia y el dolor. También el baile mejora el movimiento y la capacidad de concentración y aprendizaje. El baile nos hace más conscientes de nuestros cuerpos y nos hace más creativos, así como aumenta nuestra energía de vida y autoestima. Nos afecta físicamente, psíquicamente, emocionalmente y biológicamente.

Un estudio sueco examinó a un grupo de mujeres con síntomas de agotamiento y dolor crónico. Llegaron a bailar durante 90 minutos una vez a la semana durante seis meses. Esto dio resultado, tanto a corto como a largo plazo. Sus problemas de dolor disminuyeron y sus movimientos se hicieron más suaves y más matizados. Cuando el patrón de movimiento se hizo más matizado, lo mismo pasó con la capacidad del paciente para expresar y verbalizar sus sentimientos. El baile también disminuyó el estrés de las mujeres.

El baile más eficiente es el baile libre, improvisado, el que proporciona los efectos emocionales más profundos. Y si no quieras bailar, puedes ver a otra gente cuando baila. También está probado que esto tiene efectos buenos en la salud. Si miramos a la gente en movimiento complicado, también podemos estimular nuestra propia capacidad de diferenciar nuestros sentimientos. Puede parecer raro que el efecto sea el mismo, independientemente de si nosotros estamos bailando o solo mirando el baile, pero la investigación muestra que puede ser así. Con los efectos que muestran la investigaciones, no es imposible que los médicos comiencen a recetar baile, pero la clave es comenzar con el baile en las escuelas, según Eva Bojner Horwitz, la investigadora de estos estudios.

Alvin-ailey-hip-hop-dance-001

Anuncios