Colaboración de MASSIMO

A pesar de numerosas dietas y la información sobre el valor nutricional de los alimentos, millones de personas tratan de perder peso, pero fracasan en esto.

Para perder peso, comer menos y moverse más no es siempre suficiente. A veces, las dietas demasiado restrictivas, completamente libres de grasas y carbohidratos y con alta cantidad en proteínas, no son buenas porque estresan el cuerpo y también la mente.

En este punto, la pregunta principal es: ¿qué es lo que realmente funciona?

Para empezar, es incorrecto saltarse el desayuno, porque cuando se tiene hambre, el cerebro está más atraído por la visión de los alimentos ricos en calorías y menos por los alimentos con bajas calorías como la ensalada.

Esto ocurre porque el cerebro responde a una hormona llamada grelina, que se produce cuando esta vacío el estómago.

Otro truco para perder peso es eliminar la sensación de hambre engañando al cerebro cuando el estomago está vacío. Obtengo esto comiendo más proteínas. Por ejemplo, para las mismas calorías, un desayuno con sólo un 10% más de proteína, puede dar una sensación de saciedad por más tiempo que un desayuno rico en grasas e hidratos de carbono.

Las proteínas tienen este efecto ya que conduce a una mayor producción de la hormona PYY que transmite la información al cerebro de saciedad.

Cuando estamos deshidratados, tendemos a consumir un 5% menos de calorías cada día. Beber hace que nos sintamos llenos. Por esto beber un vaso de agua antes de llegar a la mesa ayuda a eliminar la sensación de hambre.

Contrariamente a lo que mucha gente cree, no hay diferencia entre el contenido de colesterol de la carne blanca y de la carne roja, lo que varía es sólo la grasa.

Incluso, una ingesta excesiva de colesterol en la dieta y los ácidos grasos saturados puede dar una elevación directa e indirecta del colesterol total, y especialmente de las LDL. Esto està relacionado con un aumento en el riesgo de enfermedad cardiovascular debido a la formación de placas arteroscleróticas que pueden llegar a ocluir los vasos sanguíneos.

Como si eso no fuera suficiente, la carne roja es uno de los alimentos que componen la mayor cantidad de purinas; éstos se derivan del catabolismo digestivo de los ácidos nucleicos, que después de la metabolización favorecen las complicaciones renales (la precipitación de cristales).

¡Cuidado! Los productos que tienen escrito en el etiquetado “Light” no son muy buenos porque tienen menor cantidad de grasa pero una cantidad mayor de calorías.

Hay que eliminar la idea de que tomar leche y productos lácteos es muy malo en términos de grasa ingerida.

De hecho, el calcio en la leche se une a los alimentos grasos y forman una especie de sopa que promueve la eliminación de este último de nuestro cuerpo.

De hecho, algunas personas pueden presentar un metabolismo lento.

De acuerdo con estudios, dormir menos de 7/8 horas por noche, de hecho, aumenta el apetito nervioso y promueve la formación de grasa abdominal, peligrosa y difícil de eliminar.

Una cosa que poca gente sabe es que se puede consumir la grasa también cuando estamos durmiendo. De hecho, durante el ejercicio nuestro cuerpo consume energía que proviene de los hidratos de carbono consumidos, pero una vez que estas reservas se agota, después del ejercicio, nuestro cuerpo usa la grasa para mantener su funciones.

La investigación ha demostrado que existe una estrecha relación entre el cerebro y el estomago, está garantizada por la conexión del sistema nervioso autonómo tanto por la presencia, en el cerebro y del tracto gastrointestinal, del mismo grupo de hormonas (somatostatina, neurotensina, opioide etc.).

Comer, no sirve sólo para reponer las reservas de energía y compuestos estructurales, sino también sirve para influir en los sistemas de regulación del organismo.

Tener una buena alimentación es importante para la salud física y mental.

Piramide-alimentaria-Harvard

Anuncios