Colaboración de GUILHERME

La Revolución Farroupilha fue la revuelta brasileña más larga, con una duración de diez años, entre 1835 – 1845. Comenzó durante el Período de Regencia, donde las elites brasileñas (divididas entre conservadores y liberales) compiten por el poder después de que Dom Pedro I abdicara del trono, hasta la mayoría de Dom Pedro II en el Segundo Reinado (cuando su padre abdicó, tenía sólo 6 años).

En aquellos tiempos, Brasil estaba dividido en provincias, y la Provincia de São Pedro de Rio Grande (actualmente, estado Rio Grande do Sul), estaba sufriendo injusticias en las manos del Imperio. A diferencia de otras provincias, que producían azúcar y café para el mercado externo, la principal producción era el charqui, o carne de sol, consumida por esclavos en el mercado interno. Como el cambio estaba muy valorizado, salía más barato importar la carne del Uruguay y Argentina. Entonces, a partir de esa desvalorización de la provincia y con la disputa desigual con el charqui platino, los llamados “Farrapos” toman las armas y empiezan la revolución.

Farroup1

Los Farroupilhas, liderados por Bento Gonçalves, invadieron y conquistaron algunas de las principales ciudades de la provincia, incluido Porto Alegre, donde estaba localizado el presidente. Después de otras conquistas y reuniones se aumenta el deseo de separarse de Brasil, para formar una democracia abolicionista.

Para confirmar sus ideales, el día 11/09/1836 tuvo lugar la ceremonia de proclamación de la Republica Rio-Grandense. En los sitios colonizados por la inmigración alemana, no tenían el apoyo puesto que sus tierras fueran entregadas por el imperio. Por primera vez en la historia se izó la bandera republicana, con los colores amarillos y verdes de Brasil mantenidos hoy, pero con rojo en el centro que representa la lucha y sin el escudo del imperio. Bandera ésta que representa el estado hasta el día de hoy.

Farroup2

Entre muchas batallas sangrientas, el líder Bento Gonçalves fue detenido y llevado a una prisión en Rio de Janeiro, después para Bahia, donde escapó. A su regreso, fue nombrado Presidente de la República. Un gran problema que tenía el ejército imperial era su excesivo intercambio de presidentes qué cambiaban sus planes constantemente. Pero este problema se resolvió cuando llamaron al Duque de Caxias, famoso estratega.

Él comenzó su trabajo atacando las fronteras de la república, para perjudicar el comercio de la región, como comprando caballos para impedir que los “Farrapos” compraran estos. Después de ganar algunas batallas con un número mayor de combatientes, el Duque junto con el ejército brasileño les ofrece negociaciones. Con muchas reuniones y algunos desacuerdos, consiguió un consenso para firmar el “Acuerdo de Paz de Poncho Verde”.

Entre las principales reivindicaciones de los Farrapos, estaba la amnistía para todos, el charqui platino cobrado con 25%, deudas asumidas por el Imperio, incorporación de los Farrapos en el ejército brasileño, derecho a elegir el presidente de la provincia y la liberación de los esclavos que lucharon en la guerra. Esta última condición no se cumplió de la peor manera posible.

Los llamados “Lanceros Negros” descansaban sin ninguna arma cerca del río Porongos, cuando para su sorpresa fueron atacados por un batallón del Imperio, con la siguiente orden: “matar a los negros, no matar a los blancos”. Todavía desarmados, lucharon bravamente, pero todos fueron asesinados. Este episodio fue conocido como “La Traición de Porongos” y todavía tienen controversias si los blancos ayudaron a los negros o no.

Impotente para reaccionar ante la traición y el acuerdo firmado, la Guerra dos Farrapos había terminado. A pesar de la derrota, tenían casi todas sus condiciones efectuadas y hasta los días de hoy la revuelta es una fuente de orgullo para todos los “Gaúchos”.

Vídeo de la hinchada de mi equipo de fútbol cantando el himno de la Republica Rio-Grandense:

Anuncios