Colaboración de SARAH y MATTHEW

El reino animal siempre ha fascinado al hombre. Por eso, desde hace mucho tiempo los científicos estudian las curiosidades de los animales. Y lo que han encontrado no solo son cosas que distinguen a los animales de los seres humanos, sino también muchos elementos que tenemos en común. Este artículo trata de algunas curiosidades sobre el reino que esperamos que encuentres interesante.

El primer punto curioso es el lenguaje de los animales. Los humanos utilizamos palabras, sonidos, gestos y movimientos para comunicarnos. Así́ mismo, los animales tiene su propio ‘lenguaje’ utilizando voces, gestos, sonidos, movimientos y olores. También hay especies, como los calamares, que emplean colores especiales para comunicarse. El lenguaje sirve para conseguir o pedir alimento, llamar a las crías, cortejar a una pareja, dar aviso de alarma o defender un territorio. Ahora vamos a describir cómo se comunican algunos animales y algunas curiosidades del mundo animal.

Los monos y los humanos utilizan para comunicarse una muy variada combinación de gestos, expresiones y señales sonoras. Los humanos somos capaces de distinguir palabras verdaderas y palabras no verdaderas basadas en el orden fonológico de la palabra. Los científicos han descubierto que los babuinos también tienen esta capacidad de leer. Los científicos están investigando maneras de enseñar a estos monos un alfabeto artificial. El Chimpancé Washoe fue el primer animal en aprender la lengua de señas y un total de 350 palabras.

Las llamadas de los Elefantes Africanos de la Selva han sido grabadas durante muchos años. Las llamadas de elefantes utilizan frecuencias muy bajas y hay que usar un instrumento llamada espectograma. Para analizar la comunicación entre elefantes es posible reconocer a los elefantes por sus propias voces. Algún día, los investigadores quieren traducir estas voces y crear un diccionario de elefante.

Los Loros Grises Africanos hacen muchos ruidos. Pueden repetir los sonidos de microondas, teléfonos, despertadores, video juegos y otros sonidos electrónicos. También pueden reproducir el sonido del agua goteando, pájaros salvajes entre muchos sonidos que encuentran estos pájaros en el mundo salvaje. También estos pájaros son capaces de mímica y distinguir entre voces humanos y mímica. Son capaces de repetir las palabrotas de los dueños muchos años después de que el dueño ha desaparecido.

El Delfín es uno de las animales más inteligentes del planeta. Usando un instrumento llamada el CymaScope,  los investigadores han descubierto que los delfines utilizan sus silbos para comunicar más que un solo “hola”. Cuando los delfines silban están hablando sobre cuestiones demográficas: nombres, edades, localizaciones, género etc. Como cada humano tiene su propia voz, cada delfín tiene su propio silbo de identidad. Además, son capaces de crear nuevos sonidos cuando quieren cortejar a una pareja. Otro punto interesante sobre este mamífero es que cada grupo de delfines tiene su líder designado. Este líder tiene la responsabilidad de comunicar con los líderes de otros grupos sobre temas de comida y peligro. Los delfines tienen la habilidad de escuchar a una distancia de hasta 10km bajo del agua utilizando un método llamado ecolocación.

En el caso de las abejas utilizan una especie de baile muy curioso. Cuando las abejas melíferas descubren una nueva fuente de alimento (como unas flores), regresan a su colmena y proceden a informar al resto de las abejas de la colonia la ubicación de las flores y la distancia desde la colmena. Para transmitir esta información las abejas hacen un baile que consiste en una serie de desplazamientos y movimientos, que sus compañeras observan e interpretan.

Pero no solo el lenguaje es muy curioso y variopinto, sino también en el amor los animales nos muestran una gran riqueza imaginativa. Para nosotros el esquema es bastante sencillo: chico y chica se encuentran, se enamoran, y si todo va bien, van a vivir juntos y tener un montón de bebés. En muchos casos, para los animales (y sobre todo para los machos) el camino es más difícil, pero también mucho más interesante.

Tenemos los pájaros, por ejemplo. Cómo es sabido, los machos normalmente son más vistosos, más grandes y de más colores. Esto es así, porque los machos tienen que atraer la atención de las hembras. Como hay mucha competición entre los machos, al final sólo el más guapo va a tener la hembra. En muchos casos, los machos también cantan melodías específicas y hacen bailes muy elaborados (y casi ridículos) para persuadir a las hembras. Un pájaro muy curioso es el Manakin que vive en los trópicos latinoamericanos. Para impresionar a las hembras, este pájaro presenta un baile que se parece mucho ¡al Moonwalk de Michael Jackson!

¿Pero qué hacen los machos que no tienen estas cualidades? ¿Que no son tan grandes o fuertes, que no saben ni cantar ni bailar bien? ¿Ellos no tienen ninguna oportunidad de encontrar una hembra? Muchos peces también tenían este problema: las hembras siempre se fueron con los machos más grandes y guapos. Entonces, la evolución inventó un truco, así que los pequeños también tienen la oportunidad de reproducirse. Los Gobios son una familia de peces que normalmente viven en el mar del trópico, cerca de la costa. Nacido como niño gobio, hay dos opciones: eres un “burgués” o un “sneaker” (ladrón). Los burgueses son más grandes que los sneaker, y no tienen dificultades en obtener una hembra. Cuando un burgués ha encontrado a una pareja, van a construir una cueva dónde la hembra puede poner sus huevos. Los sneaker tienen mala suerte, son tan pequeños que ninguna hembra se interesa por ellos. Pues, ¿qué hace el sneaker? Se esconde cerca de la cueva de una pareja y espera. Justo en el momento cuando la hembra pone sus huevos, el sneaker libera su semen. Si tiene suerte, algunas de los huevos van a tener sus genes y no del burgués (que es el verdadero padre, porque va a cuidar a los niños). Eso es porque se llaman ladrones: los sneaker roban los huevos, sin tener que cuidar a los niños. Pero esta manera es también bastante peligrosa: si el burgués descubre al sneaker, va a atacarlo y eso puede producir su muerte.

4642536414_d2ed72e088_nLa última curiosidad de la que vamos hablar no se trata de animales, sino de plantas. Como sabéis, muchos tipos de flores necesitan la ayuda de insectos para reproducirse. Es decir, los insectos recolectan el polen de una flor y lo llevan a otra flor, así que se puede producir la semilla. Eso se ve por ejemplo en algunas especias de orquídeas, que necesitan abejas para la polinización. Para atraer a las abejas tienen un truco: las flores imitan el culo de una abeja (hembra). Cuando otra abeja (macho) ve la flor, piensa que es su mujer ideal e intenta hacer el amor con ella. Así el polen se pega a la abeja y es transportado hasta que la abeja cae en el anzuelo otra vez. ¡Qué listas son las flores!

Conclusión

Hemos decidido escribir sobre este tema por dos razones principales: primero, desde un punto de vista científico y experimental el reino animal es súper interesante y hay mucho que descubrir. Segundo, tenemos un ángulo político y ambiental. Si sabemos que, como humanos, compartimos unas características importantes y profundas con los animales (la capacidad de hablar, amar, amistad, desear, sentir, elegir, recordar) quizás podemos tener más compasión y empatía por los animales (y sus hábitats) con quienes compartimos este mundo (¡incluyendo los humanos!) y también quizás podemos disminuir la crueldad y sufrimiento en el mundo.

Imágenes: (1) Diego Martin en Flickr; (2) adrien, en Flickr.

Anuncios