Colaboración de JENDRIK

El informe “Panorama de la Educación 2012” de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) muestra que el 23,7% de los jóvenes entre 15- 29 años forman parte de un fenómeno nuevo, que se llama la generación “nini” y la cuál se refiere a los jóvenes que ni estudian, ni trabajan. Son casi 8 puntos por encima de la media de los países desarrollados (15,8%) y 7 puntos más alto que en 2008. En total son 1,9 millones de personas jóvenes sin ocupación (en España). En los otros países europeos la tasa de los jóvenes sin ocupación es más baja (Inglaterra: 15,9%; Alemania: 12%; Francia: 16,7%; Dinamarca: 10,5%; Polonia: 15,2%). Hay solo tres países en los cuáles la tasa de los jóvenes sin ocupación es más alto (según la OCDE): en Turquía: 36,6%, en Israel: 27,4% y en México: 24,4%.

La causa más importante para la aparición de los ninis es la crisis del sector de la construcción aquí en España, a causa de la crisis económica mundial. Antes de la crisis no era necesario tener una cualificación buena porque casi todos los jóvenes podían encontrar un trabajo en el sector de la construcción, también con un sueldo bueno. Pero con la crisis económica mundial y el desmoronamiento del sector de la construcción, la situación ha cambiado. Ahora tenemos un montón de desempleados y una falta de puestos de trabajo.

La situación en los países de América Latina es la misma y casi uno de cada cinco jóvenes de los países ni trabaja ni estudia. Para el futuro desarrollo de esos países esa situación es muy peligrosa porque todo país necesita jóvenes con una buena educación para alcanzar la denominada sociedad del bienestar.

La mayoría de los jóvenes ”ni-ni” viven por lo general en el campo (en América Latina), lo cual es una situación lógica, porque las opciones educativas son peores allí. Por otra parte, el porcentaje de mujeres “ni-ni” es bastante más alto que el de los hombres que están en esta misma situación.

Es lógico que ese porcentaje de las mujeres “ni-ni” desborde al de los hombres en los países de América Latina, porque en muchos de esos países las mujeres tienen que trabajar como amas de casa y sobre ese tipo de trabajo no existe ninguna estadística de los gobiernos.

También tenemos que hacer una diferenciación entre la generación “ni-ni“ y la de “no-no“. La primera se refiere a aquella en la cual los jóvenes no quieren ni estudiar ni trabajar, aunque pudieran. Sin embargo esta situación es diferente con respecto a la generación “no-no”, pues engloba a aquellos jóvenes que no trabajan porque no pueden, pero sí que quieren. Las causas de este fenómeno podrían ser una mala educación  o una falta de creación de “Zonas de Urgente Reindustrialización”. Esto último implicaría una creación de nuevos puestos de trabajo y los gobiernos podrían, de este modo, reducir las tasas del desempleo, especialmente la de los jóvenes que forman las estadísticas sobre las cifras del fenómeno  “no-no”.

Ese segundo tipo afecta principalmente a los jóvenes de los países de América Latina, esto es, países en vías de desarrollo. Éstos están poco industrializados y por ello no existen suficientes puestos de trabajo. Dichos países tienen generalmente una economía poco desarrollada que ocasiona también una falta de puestos de trabajo, especialmente entre los jóvenes.

Además la crisis económica mundial ha empeorado esta situación, porque ha afectado directamente al sector de la construcción, especialmente en España, y esto ha ocasionado un aumento del paro en este último país, lo cual significa que muchas personas perdieron su trabajo y también su confianza en el gobierno, cuya obligación debería haber sido solucionar los problemas y no empeorarlos.

Otro aspecto muy  importante en relación con el porcentaje de los jóvenes “ni-ni” y “no-no”, es el hecho de que muchos de los jóvenes tienen contratos temporales o son jornaleros y ello crea una economía sumergida. Como se puede leer en este artículo del periódico español “El País”, más o menos el 85% de los trabajadores que tienen un contrato laboral, tienen realmente un contrato temporal.

A causa de todo esto, es decir, la falta de puestos de trabajo en España y el desánimo de los jóvenes, tenemos un tipo nuevo de trabajadores que ha sido denominado “mileuristas”: jóvenes que trabajan por un sueldo aproximado de 1.000 Euros, a pesar de que muchos de ellos poseen una carrera universitaria. Muchos de los jóvenes deciden irse al extranjero para buscar un trabajo y eso supone que la tasa de los españoles en otros países europeos está aumentando gradualmente.

He leído unos comentarios en Facebook los cuáles me han mostrado que la gente de otros países tiene otra idea sobre las generaciones “ni-ni” y “no-no”. A mí me gusta mucho una argumentación de un mexicano, según la cual los políticos forman parte de los “ni-ni” también. En su opinión, los políticos tampoco trabajan realmente, aunque ellos obtienen millones de dólares por su “trabajo”, y si se tiene en cuenta la situación mundial, con las cifras de desempleo, de la pobreza y también los problemas de la economía mundial, la opinión del hombre podría ser también la mía.

En realidad no se puede decir que muchos de los jóvenes de esta generación no quieran trabajar. Esa situación depende del desarrollo de los países, de la motivación de la gente, especialmente la de los jóvenes, de la política social de los gobiernos y también de la globalización. Si la crisis económica mundial terminase, muchos de los países industrializados tendrían que ayudar a los países que están en desarrollo. No sólo con ayudas económicas, sino también mediante una inversión en industria, productos tangibles, etc. Me parece importante una cooperación económica de los países industrializados con estos países en vía de desarrollo.

Creo que los jóvenes y también los gobiernos tienen que aceptar que, para el futuro desarrollo de su países, es muy importante fomentar al máximo una buena educación. En primer lugar la generación “ni-ni” tendría que cambiar su mentalidad para pasar a ser una generación “no-no”. Si la gente, especialmente los jóvenes, quiere estudiar y trabajar, la situación de muchos países sería mejor.

Más información: El Día (República Dominicana), Spiegel Online

generacion-ni-ni

Anuncios