Colaboración de IKUNO

Viviendo en España unos meses, he notado una diferencia entre Japón y España. ¿Qué diferencia he notado? Es la diferencia de lavabo y la manera de pensar sobre él. Se me he ocurrido una idea. Ésta es, como he titulado, “los japoneses tienen sentimientos especiales hacia el lavabo.” Sí, para los japoneses el lavabo no es el lugar sólo para hacer necesidades, sino que es para relajarse, estar cómodo, y a veces para entretenerse.

Por ejemplo, Washlet está muy difundido en Japón. Es la tabla que lava el trasero con agua templada y luego lo seca. En los años 80 se hizo famoso con el lema publicitario “Quiero lavarme también el trasero.” Antes se importaban de los Estados Unidos los productos que tenían esta función principalmente para vender a establecimientos médicos. Pero una compañía japonesa de toilets, TOTO prosiguió las investigaciones de este producto originalmente, y desarrolló un producto original, Washlet. TOTO esperaba una venta favorable en el público, y en efecto ha tenido éxito. Se puede decir que esto es porque a los japoneses les gusta la limpieza. También se generaliza la tabla con calefacción. En invierno a causa del frío cuesta mucho sentarse en la tabla, pero ésta resuelve el problema.

Además, para vergonzosas, TOTO ofrece Otohime (Princesa Sonido). Es un aparato puesto en cada cuarto de aseo en retretes públicos para mujeres, y hace el sonido del agua corriente. Como algunas mujeres (probablemente casi todas) no quieren que les oigan hacer sus necesidades, echan agua muchas veces para intentar apagar el ruido que hacen. Pero, con Otohime no necesitan hacerlo. El desarrollo de este producto sirve para reducir el consumo del agua. Tienen ganas de usarlo sin reservarse ni molestarse por otras usuarias.

Y para sorpresa de todos, existen videojuegos de lavabo. Una compañía de entretenimiento, Sega, ha establecido The Toylets en los servicios para hombres en algunos bares y algunas salas de juegos de Tokio. Los juegos usan sensores de presión y una pantalla de cristal líquido situada en el nivel de ojos, y miden la capacidad de corriente úrica. Los juegos incluyen uno que se llama Splashing Battle. Un usuario compite con otro, afortunadamente no directamente, en la fuerza de la corriente. La máquina recuerda la fuerza del visitante anterior y compara las dos. Uno que se llama Manneken Pis por la estatua famosa en Bélgica mide la cantidad. Bueno, como piensan todos, incluidos los japoneses, es una tontería y muy trivial. Desde luego la compañía que lo ha sacado no ha supuesto grandes ventas desde el principio. Es juguetón. Sin embargo, de las cosas que se ha mencionado más arriba, se entiende que los japoneses tienen sentimientos algo especiales hacia el lavabo. ¿Vosotros también pensáis así? ¿Cómo es el lavabo de vuestros países? ¿Qué sentimientos tenéis sobre él?

(fotografía)

Anuncios