Colaboración de STEFANO

En Offida, un pequeño pueblo de la Italia central, hay una fiesta muy particular que se celebra cada año el viernes antes de carnaval: ‘Lu bov fint’.

Durante las primeras horas de la tarde, una figura de bovino, realizada con un marco de madera, cubierto con un paño blanco y rojo, sostenido por dos hombres (uno abajo y el otro a su lado), empieza a correr por las calles de la ciudad acompañada de una multitud de personas.

Las personas llevan el clasico hábito de la fiesta, el ‘Guazzarò’, una tunica blanca y roja que hace muchos años se utilizaba para trabajar en los campos.

Esta fiesta en una recreación de las antiguas corridas de toros introducidas por los españoles durante sus dominación.

En el camino hay numerosos puntos de descanso donde se puede comer y beber.

Cuando la figura de bovino llega a la plaza central de la ciudad, viene ‘matato’. Para matar el bovino, las personas le guían hasta que toque con los cuernos una de las columnas del ayuntamiento de la ciudad.

Es una fiesta muy divertida donde hay la presencia de muchas personas, sobre todo jóvenes.

Otra ‘guest star’ de la fiesta es el vino que fluye en abundancia…

Anuncios