Colaboración de ANNA

Todos lo conocemos. Para algunos es un verdadero placer, para otros sólo alcohol muy fuerte que causa un dolor de cabeza horrible el día siguiente. Pero sin duda es la bebida más conocida y representativa de México en todo el mundo: el tequila.

El tequila se elabora desde el año 1616. Esta bebida es un destilado originario de la ciudad  de Tequila en el estado de Jalisco, México.

Historia del tequila

El origen del tequila se encuentra en las raíces de los aztecas que producían una bebida de la agave (o pita) mucho antes que los españoles llegaron a la ciudad de Tequila. Cuando los españoles llegaron a esta ciudad en el año 1530, sus existencias de brandy y otras bebidas alcohólicas estaban casi agotadas. Por ello comenzaron a fermentar el jugo de agave.

Sin embargo, la primera destilería de tequila se estableció después de más de 70 años más tarde. El nombre del tequila vino del vocabulario de los indios nativos de Náhuatl y significa volcán. Hoy en día el tequila sólo se puede elaborar en cinco estados mexicanos: Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit y Tamaulipas.

Los demás de los destilados de agave que no están elaborados en estos estados se llaman mezcal.

Elaboración del tequila

El tequila se elabora del corazón de la agave azul. Es un tipo de planta de la familia de las Amaryllis.

Normalmente la agave azul necesita un período de crecimiento de 8 a 10 años hasta que se puede cosechar el corazón de la agave. Esta planta puede tener un peso de hasta 100 kilos. El corazón también se llama piña y es la parte más importante para elaborar el tequila.

Después de sacar el corazón lo ponen en un horno, donde se fermenta entre 24 a 36 horas. Sin embargo la mayoría de los confeccionadores obtienen el azúcar de otra manera que se llama la autoclave. Es un horno de vapor que saca el azúcar de las piñas más rápido que un horno tradicional.

Según las leyes de tequila, la bebida no puede tener más de 55% de alcohol. Después de la destilación, se embotella el tequila directamente (mínimo de alcohol 38%) o se almacena. El gobierno mexicano y los fabricantes forman juntos el CRT (Consejo Regulador del Tequila), que supervisa la producción, el almacenamiento y la exportación del tequila. El CRT determina que un tequila que lleva en la etiqueta las palabras “100% agave”, debe consistir exclusivamente del jugo destilado de la agave azul. No se puede mezclar con otros tipos de alcohol. Tequila de un 100% de agave tiene que estar embotellado en México exclusivamente y se puede exportar sólo en botellas selladas. Además nunca vas a encontrar un gusano en la botella de tequila. El gusano sólo se encuentra en el mezcal por motivos del control de calidad.

Tipos de Tequila

Hay varios tipos de tequila: el blanco, el joven, el reposado y el añejo.

El blanco es un tequila claro o transparente que está embotellado inmediatamente después de la destilación.

El joven es tequila blanco teñido. Se tiñe el joven a través de jarabe de azúcar, madera de roble o caramelo.

El reposado es un tequila que está almacenado en barriles de roble durante dos meses como mínimo.

El añejo es un tequila que está almacenado en barriles de roble un año como mínimo. Los barriles no deben exceder un tamaño de 600 litros y el contenido de alcohol se regula con agua.

La economía

El 80% del tequila es del estado de Jalisco. Hay aproximadamente 120 confeccionadores y 730 marcas de tequila. Hace cinco años el 40% de la producción se vendió en México, el 46% en los Estados Unidos y sólo el 14% se exportó a otros países. Aproximadamente 300.000 personas trabajan en la producción del tequila.

Manera de tomar el tequila

La manera europea de tomar el tequila con sal y limón no es muy típica en México. Los mexicanos toman el tequila puro, con tranquilidad y por el sabor. Pero recordad que hay que tener cuidado que el tequila es un alcohol muy fuerte: os lo digo por experiencia 🙂 ¡Salud!

Anuncios