Colaboración de ENRICA

¿Cansado de la habitual noche en la discoteca? ¿Buscas un lugar romantico donde llevar a tu novia? ¿Para el próximo fin de semana quieres hacer algo diferente? ¿Pero no quieres gastar un dineral?

Bueno, si el cine te gusta, tengo lo que estas buscando. Tú me diras: “Muchas gracias. Tampoco el cine es tan original ni barato.” Desde luego. Pero yo no estoy hablando de una multisala apestada de palomitas, donde el volumen está tan alto que te molesta. Lo que te propongo es un cine para nada convencional: a mí me encantó la primera vez que lo vi, pero está claro, yo soy muy apasionada del cine. Sin embargo, si tienes ganas de leer un poco, veras que es algo muy bonito e inusual. Estoy hablando del Cine Doré, uno de los más antiguos de todo Madrid.

Este cine se encuentra en la calle Santa Isabel, número 3, en el barrio Antón Martín, muy cerca de la parada del metro – ¡no te puedes perder!

 

Una de las cosas que lo hacen tan singular y que lo destacan con respecto a los otros edificios de la calle es su fachada que es modernista y decorada con columnas blancas sobre fondo rojo.

En el interior hay un patio rectangular con balconada, iluminado por un lucernario central. Las salas de proyección son cuatro más una terraza para el verano, pero no te sé decir como es porque todavía no la he visto. Puedes tomar algo en la cafetería en la planta baja o echar un vistazo en la librería especializada en temas cinematográficos, donde hay textos sobre el cine en general, el español o sobre un director en particular, y también hay pósters de las peliculas mas famosas.

Una curiosidad a propósito del origen de su nombre: hay dos versiones, una es la que dice que sería un homenaje al pintor e ilustrador francés Gustavo Doré al cual está dedicado el pasaje contiguo; la otra es la que recuerda que en principio este cine se llamaba Cine DO-RE, en alusión a las dos primeras notas musicales.

Su historia podría estar bien para una pelicula. La construcción empieza en el 1923 y, en los años posteriores a su inauguración fue un lugar de ocio, lo que se llamaba un “salón”, famoso y próspero. Sin embargo, a partir de los años 30 del siglo XX, se redujo a sala de reestreno, es decir una sala donde se reproyectaban peliculas viejas. Poco a poco se transformó en un cine de barriada conocido como el “Palacio de las Pipas”. Durante algunos años fue abandonado a su suerte, hasta que en los años 80 se inició la restauración que permitió recuperar la bella fachada y la sala principal (que es la número 1). Fue inaugurado en febrero de 1989 y desde entonces es la sede de las proyecciones de la Filmoteca Española, cuyo papel es el de conservar y promover el patrimonio cinematográfico español.

Si no estas todavía convencido de ir al Doré el proximo sabado, hay una razón más: el precio del billete. Gracias a la reducción para estudiantes, ¡una entrada te sale a 2€!

Este mes hay dos reseñas que me parecen muy interesantes, una dedicada al cine de Hong Kong y la otra en recuerdo de Fritz Lang.

¿Qué esperas? ¡¡¡Nos vemos en el cine!!! 

Anuncios