Colaboración de SONIA

Si quieres ver muchas cosas exóticas y bonitas…

Si quieres sentir la libertad para visitar la mayor variedad de paisajes que puedas imaginar, el mar, la playa, el desierto, todo… Si no quieres buscar horarios de aviones, trenes y autobuses, ni esperar que los hoteles tengan una habitación libre… Si quieres ir a casi cualquier lugar, entonces, ¡monta en bicicleta!

No es necesario que entrenes para ser capaz de montar en bici, ya sea largas distancias o subir montañas, estarás listo para ello con facilidad. De hecho, te pondrás tan en forma que tanto tu familia como tus amigos verán un cambio en tu forma.

Sin embargo, viajar en bicicleta no es fácil. Cuando estés cruzando tu primera cordillera te preguntarás: ¿¿Por qué?? ¿Por qué estoy haciendo esta cosa? Las piernas te duelen, tus rodillas te duelen, tu corazón te duele, ¡¡todo te duele!! ¡Si yo hubierá sabido que es tan duro viajar en bici no hubiera podido nunca! Incluso puedes llegar a pensar que quizá sea algo mayor por no haber entrenado.

Sin embargo, la segunda cordillera que cruzas es muchísimo más fácil. Además cuando terminas, por primera vez te sientes como una persona nueva, porque creías que no habrías podido hacer una cosa como esta antes.

En tu viaje en bici podrás encontrar muchas dificultades, la primera, el dolor en tu cuerpo. La segunda es el clima. Si lloviera mucho no podrías montar con seguridad ni con una sonrisa. Ademas si hiciera mucho calor andarías muy lento. Pero no pasa nada: si hiciera mal tiempo te tomarías un descanso, pues es una vida muy tranquila. Tu sentido del tiempo y lugar cambian. Es una vida sin complicaciones, no es necesario leer el horario del metro o mirar tu reloj, solo necesitas agua, comida y un lugar para dormir.

Algunos días conoces gente muy interesante y simpática. Pero otros días no ves a nadie ¡y te vuelves loco! Por otro lado, ¡¡vas a ver lugares muy bonitos!!

Algunas días tienes miedo que un coche te atropelle. Algunas noche tienes miedo cuando oyes un ruido desconocido, pero el sol sale y es otro día hermoso.

Finalmente, cuándo terminas tu viaje en bici, lo sabréis, los dos, tú mismo y tu bici muchísimo más. ¡Y también te pondrás en forma y te sentirás capaz de cualquier cosa!

 

Anuncios