Colaboración de FRANCESCA

Erasmus. Pasar seis meses en un país que no es el tuyo, probar una vida que es diferente de la que siempre te habia pertenecido, dejar algo y tener ganas de aprovechar una nueva realidad y todo lo que te puede ofrecer… pero todo esto tiene un plazo. Una duracion de tiempo determinada que si al comienzo puede parecer tan larga cada dia te das cuenta que al final no es tan larga.
Mas de la mitad de tus seis meses se ha ido y tu te quedas pensando que el tiempo cuando llegaste a Madrid no parecia tan rápido como ahora que empiezas a sentir la presion del tiempo que se va.
La respuesta puede parecer sencilla: cuando te lo pasas bien el tiempo se va mas rapido. ¿Pero es solo esto? ¿Y si el tiempo no fuese absoluto?

El avanzar del tiempo nos parece algo normal, probado por el movimiento de nuestros relojes. Sin embargo, el tiempo no existe desde siempre y tampoco tiene la misma velocidad para cada ser que vive en este mundo. Por ejemplo, parece que para unos animales es mucho mas lento que para nosotros. Hoy estamos acostumbrados a pensar el tiempo como algo lineal, pero no fue así para todos los pueblos. En las culturas griegas y romanas por ejemplo, el tiempo estaba dividido por las fases en las que se desarrollan las modificaciones de la naturaleza.

Frente a la relatividad de la percepción del tiempo, podemos asegurar que vemos las manecillas de nuestros relojes corriendo, siempre con el mismo ritmo, y que nos arrulla tal vez la idea de que, más allá de las diferentes culturas, desde el punto de vista científico el tiempo es igual para todos, en todas partes. Con el advenimiento de las ecuaciones de Maxwell, las transformaciones de Lorentz y, finalmente, la teoría de la relatividad de Einstein desapareció el concepto, considerado seguro hasta 1900, de tiempo absoluto, inmodificable e igual en cada sistema de referencia. Einstein tuvo discusiones sobre el tiempo con los grandes pensadores de su época, entre ellos el filósofo francés Henri Bergson, quien en su ensayo Duración y simultaneidad atribuyó mayor importancia a los estados de conciencia, en lugar de al tiempo espacializado de la física. Según Bergson no hay momentos individuales, sino su no separable flujo continuo. Los distintos instantes son vividos en su duración real en la conciencia de cada uno, donde los estados psicologicos no se siguen, sino que viven juntos. Así, lo que se llega a decir es que el tiempo real de la ciencia es diferente de lo que vivimos en nuestras propias conciencias.

Las teorías de Einstein tambien tuvieron influencia sobre Salvador Dalí, que en su cuadro La persistencia de la memoria dio una representacion del disolverse de la idea de tiempo absoluto.

De todas formas, lo que mas me parece caber en nuestra situacion es la idea de Horacio y Séneca, para los que el tiempo solo tiene un valor en el presente. Carpe Diem es el imperativo que gobierna la vida, pues en la vida de cada día lo que se nos ofrece es el presente en el que actuamos a través de nuestras elecciones. Pero el presente es breve y fugaz, se va en la nada y no te das cuenta. Séneca llegó a decir que solo para quien puede administrarlo, el tiempo se vuelve un bien duradero y tangible.

¿Será esta la respuesta que nos puede llevar a vivir sin el ansia de pensar en perder nuestro tiempo que, si en un momento nos parece irse tranquilo, luego de repente nos parece correr como nunca antes? Esto es lo que me pasa, en mi vida en general y aquí mucho más al estar viviendo algo de lo que quiero llevarme cuanto más sea posible en mi “maleta de vida”.

Estamos en un momento de nuestra vida en el que tenemos el nivel mas alto de energia potencial, y enfrente de nosotros una multitud de elecciones posibles que nos llevarán a transformar esta energia potencial en energia cinética, hasta que lleguemos a ser algo de diferente de lo que somos ahora. Pero en todo esto el tiempo y la manera en la que lo advertimos influye muchisimo. Advertir el tiempo mas o menos rapido, una fecha mas o menos cercana, un periodo mas o menos largo puede influir de manera relevante en nuestra manera de actuar y de vivir nuestras experencias, aún más cuando estas son a plazo.

Anuncios