Colaboración de ALESSIO

Aunque las vacaciones de Navidad están muy cerca, quiero ir un poco contra corriente y hablar de una tradición que ocurre en Taranto, mi ciudad, en el periodo de la Semana Santa. Ante todo, Taranto es una ciudad en el sur de Italia, en el tacòn precisamente, y tiene casi 200 mil habitantes. La tradición de la que quiero hablar es unas de las características de la ciudad de Taranto donde los ritos de la Semana Santa nos hacen famosos en Italia. Es un evento que empieza con el Domingo de Ramos. Los ritos de la Semana Santa se remontan a la dominación española en el sur de Italia y fueron introducidos por un patricio de Taranto que se llamaba Don Diego Caló. En el Domingo de Ramos, las dos principales Iglesias, la de San Domenico y la de Maria S. S. del Carmine se encuentran para efectuar la competición para ganar el honor de participar en las dos procesiones. En esta manera, la imagen se concede a quien ha hecho la oferta mas alta. El producto de las ofertas será donado, en el curso del año, a instituciones de beneficencia.

Como he mencionado antes, las procesiones son dos: una es “El peregrinaje de María” y “Las procesiones de los misterios”. La primera ocurre el Jueves Santo a medianoche y termina a las 6 de la mañana del Viernes Santo; la segunda mas importante y mas conocida sale el viernes a las 5 de la tarde y regresa el sábado a las 7 de la mañana.

Los hermanos de las confraternidades se visten con el traje tradicional de los “perdones” (le “Perdúne” en el dialecto local) y avanzan con un ritmo muy lento acompañado de marchas fúnebres. Son una figura muy importante de esta procesión y ellos caminan en parejas descalzos, vestidos con un abrigo blanco y con un palo que simboliza el antiguo palo de los peregrinos que iban a Roma para obtener el perdón de los pecados.

El instrumento que empieza la procesión se llama “Troccola”, llevado por el “Troccolante”, que dirige la procesión. La “procesión de los Misterios” es la que atrae mas gente y es la mas sentida por las personas de Taranto y lleva las imágenes que simbolizan la pasión de Jesús. Esta procesión hace una parada en el camino en la iglesia de San Francesco di Paola como a las 12 de la noche y es el momento en que los parientes de los portadores de las imágenes les llevan la comida. Despues de esta breve parada se resume el camino normal, que termina en la iglesia de partida (Iglesia del Carmine) por la mañana con un particular ritual que toda la gente espera y que representa el momento crucial de este rito. El “Troccolante” golpea tres veces en la puerta de la iglesia y lo hace con la punta de su palo. Así termina la procesión y toda la gente que mira y espera este momento comienza a aplaudir esperando que todas las imágenes entren.

Este ritual es muy sentido en Taranto y entre los habitantes de Taranto; de hecho toda la gente el día del Viernes Santo se reúne en la calle para mirar este evento. Toda esta tradición religiosa se mezcla con la vida de la ciudad. Es decir, que todos los bares están abiertos y también restaurantes y pizzerías.

Esta es la tradición más fuerte y con mas raíces en mi ciudad que parece una de la mas importante en Europa junto con la de Sevilla.

Como en todas las cosas hay aspectos negativos y también en este ritual hay algo que pone a algunos habitantes nerviosos. Por ejemplo, todas las calles del centro de la ciudad son cortadas al tráfico y no se puede utilizar el coche. Además desde la 3 de la tarde del viernes no se puede encontrar un aparcamiento y la gente se inventa los mejores aparcamientos, como sobre la acera.

Para los jóvenes, sinceramente, no es un ritual muy religioso; creo que es mas un motivo para encontrarse en el centro y hablar y tomar algo, todo eso rodeado de la atmosfera que este rito regala.

Anuncios