Colaboración de SARA G.

La población mundial se puede dividir en dos categorías de personas: los madrugadores y los trasnochadores. Desde que era pequeña yo pertenezco a la primera categoría: no me cuesta despertarme muy temprano, y estoy de acuerdo con el proverbio español “a quien madruga, Dios le ayuda”.

En las ultimas semanas, todavía, cuando toca el despertador, siempre tendría ganas de quedarme en la cama durante toda la mañana. Esto no es porque esté cansada, sino porque, cuando abro mis ojos, me acuerdo de tener que estudiar muchísimas cosas, y por encima en un idioma extranjero,  y empiezo a pensar que dormir sería la única posibilidad para olvidar todos los problemas y todas las dificultades.

Hoy, en cambio, creo de haber encontrado la solución para volver a madrugar con entusiasmo; dado que podría ser útil a muchas personas, he decidido compartirla en este blog. La solución es… ¡una canción!

Precisamente, su título es “La vida es un carnaval”, y ha sido cantada por Celia Cruz, una cantante cubana muy conocida en todo el mundo, desgraciadamente muerta en 2003. Se me ha occurrido escucharla por la mañana, mientras que me duchaba, y para mi ha sido una revelación.

Ya nuestros corazones pueden alegrarse si pensamos en la palabra“¡Azúcar!”, el grito que siempre Celia tenía en su boca: una mezcla de dulzura, energía y positividad.

Pero, sobre todo, si leemos el texto de esta canción no podemos evitar que una increíble oleada de alegría y buen humor nos invada:

Todo aquel que piense que la vida es desigual,
tiene que saber que no es asi,
que la vida es una hermosura, hay que vivirla.
Todo aquel que piense que esta solo y que esta mal,
tiene que saber que no es asi,
que en la vida no hay nadie solo, siempre hay alguien.

Ay, no hay que llorar, que la vida es un carnaval,
es mas bello vivir cantando.
Oh, oh, oh, Ay, no hay que llorar,
que la vida es un carnaval
y las penas se van cantando.

Todo aquel que piense que la vida siempre es cruel,
tiene que saber que no es asi,
que tan solo hay momentos malos, y todo pasa.
Todo aquel que piense que esto nunca va a cambiar,
tiene que saber que no es asi,
que al mal tiempo buena cara, y todo cambia.

Ay, no hay que llorar, que la vida es un carnaval,
es mas bello vivir cantando.
Oh, oh, oh, Ay, no hay que llorar,
que la vida es un carnaval
y las penas se van cantando.

Todo aquel que piense que la vida es cruel,
nunca estará solo, Dios está con él.

Para aquellos que se quejan tanto.
Para aquellos que solo critican.
Para aquellos que usan las armas.
Para aquellos que nos contaminan.
Para aquellos que hacen la guerra.
Para aquellos que viven pecando.
Para aquellos que  nos maltratan.
Para aquellos que nos contagian.

La maravillosa voz de Celia Cruz y el ritmo de la salsa harán el resto: ya desde las primeras notas, llega el deseo de bailar y una sonrisa se imprime en la cara de los oyentes…

Bueno, después de esta premisa, tenéis que escuchar con vuestros oídos. Si lo queréis, podéis hacerlo pinchando a continuación:

¿Os ha gustado? ¡Que sí, que sí! Lo veo: ya estáis sonriendo.

¡Espero que tengáis un buen día!

 

Anuncios