Colaboración de LIVIA y PRISCILA ( ELE 9 )

Una guía para todos los turistas que desean pasar sin ser notados por las tierras brasileñas.

Por toda nuestra vida pudimos percibir que para los brasileños es muy fácil distinguir los gringos de los nativos, sin que los mismos siquiera abran la boca.

Podemos decir que hay dos tipos de visitantes: los turistas y los gringos. Los turistas son aquellos que pasan sin llamar atención por las calles, pudiendo incluso pasar por nativos, por lo menos hasta el momento en lo que abran la boca. Los gringos, por otro lado, son los que emanan toda un aura de extranjeros, siendo los más visados por los carteristas.

Así, nosotras, como brasileñas muy típicas que somos, intentaremos ayudarlos a mezclarse con los cariocas en su próxima visita a Rio de Janeiro.

¡Primeramente, olvídate de tus sandalias! Los gringos tienen lo malo costumbre de ponerse sandalias como las de Jesucristo. Creemos que piensan que, por lo calor que hace, los latinoamericanos utilizan esos calzados, pero no es así. Si va a caminar por las calles, póngase tenis o hawaianas.

En segundo, deje su bermuda de la moda en su closet, ya que la moda en Brasil probablemente va a ser distinta. Olvídate también de los tonos safari, como el verde musgo y el beige, colores tradicionalmente gringos.

Eviten, también, gorras, sombreros y “camisas souvenir”, con escritos de “Olodum” o con imágenes de puntos turísticos.

Tercero: La playa. Jamás van a la playa con ropas pesadas y muchas bolsas, y las mujeres deben evitar bikinis muy grandes, como si fueran tiendas de circo ruso. No se olviden del protector solar, para que no se queden rosados y parezcan aun más gringos. Tampoco lleven toallas, pero cangas.

Por fin, no salga con su camera profesional en la mano, y no use “pochetes”. Evite también los jipes safari, aunque sean seguros, una hora tendrá que salir de los mismos, y estará escrito en tu tiesta “gringo”.

Ahora, dos sugerencias: evite el mes de marzo, porque tenemos mucha lluvia. Tampoco hable mucho en sitios llenos, pues lo acento va a entregarte. Ahora estás listo para ir a Brasil sin llamar atención.

PS: Para los que son como los españoles, en Brasil no se puede acostarse en el césped, pues tenemos muchas hormigas y basura.

Anuncios