Colaboración de NOORA ( ELE 9 )

Los dos últimos años ensoñé viajar a España trabajar o estudiar. En invierno 2008 recibimos un trabajo en un bar en la playa de Fuengirola con mi amiga, pero sólo después unas semanas se cambió su mente y me dijo que se va a quedar en Finlandia con su novio. Yo tenía miedo viajar sola y así yo también quedé en Finlandia y empecé mis estudios en la universidad. Siempre arrepentí de menos que no fui a España, y así cuando oí que tuve un posibilidad hacer intercambio en algún país, yo sabía que esta vez no había nada que me impida viajar aquí en Madrid.

Madrid resultó ser nada y mucho más que esperé. Pero de igual, en unas semanas me enamoré con la ciudad. Quise vivir en el centro y en tres días encontré un piso de estudiantes intercambios de culturas diferentes. Lo único que me puso un poco escéptico era vivir con catorce, sí en serio con catorce, personas! La diferencia es casi grande porque en Finlandia viví sola pero porque me aceptaban con ambiente muy caluroso no dudé nada más. Naturalmente unos contratiempos ocurrieron, como siempre con un mixto de seis culturas diferentes,  por ejemplo cuando no sabía cómo usar la cocina de gas así que nunca he visto antes o cuando discutimos cual café es lo mejor, finlandés, italiano o brasileño.

Soy originario de la ciudad de sólo 250 000 de habitantes, Madrid con población de más que seis millones es como un fresco soplo de viento. Me encanta la siesta y aunque en la capital la atmósfera siempre es apresurada, nunca tenga demasiada prisa para parar unos minutos, charlar con amigos y tomar un café cortado. Así mi vocabulario se ha enriquecido con una frase que oigo frecuentemente: “No te preocupes, todo estará bien en el tiempo.”


Imágenes: flickr.com/R.Duran, flickr.com/tonx

Anuncios