EL CATÁLOGO DE TÉCNICAS utilizadas para aprender español debe de ser tan variado como las personas que deciden estudiar el idioma.

Todos los que venís a la UAM habéis elegido uno de los caminos más habituales hoy en día: vivir una temporada en un país donde se habla español.

Señal en el Camino de Santiago
FUENTE: flickr/gabsig

Estos días he estado leyendo sobre el “camino” que utilizan otros estudiantes. Resulta que hay una escuela en Galicia que ofrece un curso para aprender español andando. Sí, así: caminando.

No se trata de salir a dar un simple paseíto, sino de hacer una parte del milenario Camino de Santiago, acompañados por guías y profesores de español. Son algo más de 100 kilómetros en 6 días, que terminan, como para todos los peregrinos, en la Catedral de Santiago de Compostela.

No me parece mala idea si tienes unos buenos pies, el dinero necesario para matricularte y muchas ganas de absorber historia, paisaje, arte e idioma en seis jornadas. Además de aprovechar el curso en sí, te ganarás la Compostela (la certificación que recibe todo peregrino) y te rendirás al encanto de una ciudad única.

A cambio, es muy probable que sufras las ampollas, las agujetas y otros percances habituales en este tipo de marchas. En ello serás igual a los miles y miles de europeos -y no europeos- que desde la Edad Media se han dejado la piel en el Camino. Seguro que son ya muchos los que se preparan para calzarse las botas el próximo año, 2010, nuevo Año Santo Jubilar.

Compostela
Compostela, ilustración de David Pintor

Por si acaso quieres pensarte la posibilidad de hacer el Camino, aquí tienes una guía práctica y aquí debajo puedes votar:

En los comentarios esperamos leer cuáles son los “caminos” que hasta ahora has utilizado para aprender español y cuáles te han parecido los más eficaces. No dejes de enseñarnos lo que otros quizá no conocemos o no hemos probado nunca, ni siquiera imaginado: ¿leer un diccionario de la A a la Z? ¿Viajar por Centroamérica? ¿Un novio? ¿Seguir una telenovela o varias a la vez? Un profesor de inglés muy popular hoy en los medios de comunicación españoles ha revelado algunos de sus métodos para aprender español: encerrarse en su cuarto a leer en voz alta las novelas de Pío Baroja y nada de películas en versión original con subtítulos.

Lo dicho: tantos caminos como personas.

Anuncios